La resilencia en la búsqueda de un bebé

La resilencia en la búsqueda de un bebé

Cuando intento tras intento no llega el bebé la desesperación aumenta y parece que sólo nos queda la resilencia.

Pero, ¿qué es resilencia?
La resilencia es la capacidad que tenemos de adaptarnos lo mejor posible frente a una trauma o a una situación o estado adverso. No significa que no sufras, es más bien cómo nos adaptamos a este evento inevitable desde el equilibrio y la serenidad.

Con resilencia llevamos a cabo un proceso complejo para encontrar los recursos necesarios y así poder afrontar lo que nos está ocurriendo de la mejor forma posible. Pero tener resilencia es un propio reto, no todo el mundo nace con ella, es algo que se puede desarrollar.

Cuando te encuentras ante la adversidad de no quedarte embarazada, parece que el mundo se desmorona a tus pies, pero en este proceso tan traumático es el momento de sacar lo mejor de ti para cuidarte e intentar conseguir tus deseos. Es por ello que es el momento en que empiezas a desarrollar la resilencia sin que te des cuenta.

Pero si aun así quieres mejorar esa capacidad de adaptarte a esta situación, descubre aquí una serie de características que puedes desarrollar para mejorar tu resilencia.

 

  1. Toma conciencia de lo que está ocurriendo. Cuanto antes mejor, sin evitarlo, cuales son mis limitaciones y qué puedo hacer para mejorarlas.
  2. Esto que me está ocurriendo ¿para qué me ocurre?. Por muy desagradable que sea, me pregunto qué me ha venido a enseñar, qué voy a sacar positivo de todo esto.
  3. Toma acciones decisivas. ¿Qué está en mis manos, qué puedo hacer?. Me pongo a ello sin más dilación.
  4. Flexibilidad, flexibilidad y más flexibilidad. Me voy adaptando en el camino a cada piedra que se me va poniendo, de manera consciente y creativa.
  5. La vida se presenta de otra manera a lo esperado y yo me voy adaptando a ello, voy cambiando lo que tenía planeado y mis metas vitales las adapto en función de mis circunstancias. Sé capaz de ir convirtiendo una experiencia tan dolorosa en algo positivo.
  6. Sé tolerante contigo mimo. Conócete para no quedarte en un callejón sin salida, márcate tus tiempos para permitirte sentir emociones fuertes y salir de ellas. Todo es superable, pero a su tiempo. Cuídate.
  7. Sé objetivo, mira lo que te está ocurriendo con perspectiva, no dejes llevarte por la negatividad. Qué recursos que tienes a tu alcance para conseguir mejorar lo que te ocurre. Esfuérzate por seguir teniendo una mirada positiva a lo acontecido.
  8. Confía en la vida, confía en ti. No lo veas como un obstáculo insuperable. Imagina, visualiza, siente tu vida adaptándote en esta situación a la que te estás enfrentando.
  9. Practica el aquí y el ahora, fluye con la vida, toma conciencia plena de lo que está ocurriendo y acéptalo. Vive el presente, olvídate del pasado y no te angusties por el futuro. Disfruta de los pequeños detalles que te ofrece la vida.
  10. Rodéate de personas que te puedan ayudar. Tanto amigos como familiares como del apoyo profesional que sea para ti vital en estos momentos.

 

Sonia Navajo.
Socia Fundadora de Fertilidad Emocional.