angeles urrea

Te Acompañamos

Desde fertilidad Emocional apostamos por un acompañamiento profesional del proceso que estáis viviendo. Otros acompañamientos también son bienvenidos, ya que se trata de que os sintáis mejor.

El motivo principal es porque conocemos que la mayor parte de las veces este camino se hace en solitario o con muy pocas personas que entienden vuestro sentir y apoyan y sostienen los altibajos emocionales que el proceso en sí mismo tiene.

Es habitual sentir que cada mes, con cada ciclo, tenéis que despediros de la esperanza que habíais albergado durante los quince días anteriores. Sin embargo, a los pocas horas podéis ilusionaros de nuevo pensando que esta regla en realidad representa una nueva oportunidad a la que agarrados en esta ilusión a la maternidad y a la paternidad.

Una persona capaz de acompañaros será aquella que os sostiene sin juzgaros y con la cual ademas, os sentís libres de expresar sin tener la sensación de que está pasando un mal trago. En muchas ocasiones esa persona forma parte de vuestro círculo familiar íntimo otras veces es un buen amigo o amiga. Puede ser interesante que el contarlo a esa persona no suponga para vosotros tener que haceros cargo de su malestar por vuestro sentimientos. Es decir, que si lo contáis buscando apoyo y consuelo y os veis apoyándole y consolándole, quizás no sea la persona más apropiada…

Quien quiera que sea, será bueno para ambos tener a alguien además de teneros el uno al otro. De otro modo, las conversaciones entre ambos pueden convertirse en un “monotema”. Es más, es posible que llegue un día en el que la conversación entre vosotros se agote, porque ya no se os ocurran más palabras de consuelo para vuestro-a compañero-a.

No sirve de nada dar vueltas a un problema o una preocupación si no se ponen las energías en encontrar posibles soluciones.

Buscar ayuda cuando lo que estáis haciendo no os hace sentir mejor es lo más saludable para cada uno de vosotros y también para la pareja que formáis. Si os sentís atascados, desde aquí os podemos acompañar.

Escrito por:
Ángeles Urrea. Socia Fundadora Fertilidad Emocional.

Un centro de psicología para la fertilidad

Un centro de psicología para la fertilidad

No me puedo quedar embarazada, y ¿ahora qué?. A partir de aquí se abre un mundo emocional completamente nuevo.

Necesitas respuestas rápidas, necesitas saber qué ocurre y cómo se puede remediar esto. Para ello te pones en manos de diversos doctores y clínicas que te empiezan a hacer  un periplo de pruebas. Sigues haciéndote preguntas, sigues buscando respuestas, …. comienzas a perder el sueño, a sentir angustia, a llorar de manera descontrolada, a ver mujeres embarazadas por cualquier lado.

Y te haces la pregunta recurrente ¿Y POR QUE YO NO PUEDO?

Normalmente las mujeres o parejas que acuden a consulta por no quedarse embarazadas lo hacen muy tarde y vienen ya con mucho desequilibrio emocional. A lo que se están enfrentado es muy duro, tremendamente doloroso. Están en un continuo duelo, sin terminar de entender muy bien por qué les está ocurriendo esto a ellas.

Sería maravilloso que las personas que desean formar una familia hicieran una buena terapia antes de empezar este nuevo proyecto vital. Así desde un buen equilibrio emocional todo sería más llevadero, pero aún estamos a años luz de conseguir esto.

Cuando acuden a nosotras lo primero que hay que hacer es estabilizarlas, facilitándoles cierta tranquilidad ante esta nueva circunstancia tan traumática. A través de diversas técnicas como EMDR o hipnosis conseguimos encontrar cierta serenidad.

A partir de aquí comenzamos a andar juntas en este nuevo camino a veces lleno de cactus, lleno de piedras, tierras movedizas o con una gran cuesta que hace que el caminar se complique.

Vamos otorgando los recursos necesarios para que el día a día sea más llevadero. También vamos analizando las posibles implicaciones inconscientes o cargas familiares que hacen que sea más difícil para ti el quedarte embarazada.

El caminar es este nuevo camino tan desconocido en solitario se hace tremendamente duro, a veces insostenible. sin embargo si alguien te facilita una nueva perspectiva y los recursos que hay dentro de ti para que puedas sostenerte mejor en este camino, todo es mucho más llevadero.

No lo dudes, si estás en esta situación ponte cuanto antes en manos de un centro de psicología especializado en Fertilidad.

Escrito por:
Sonia Navajo. Socia Fundadora Fertilidad Emocional.

Como el inconsciente dirige mi fertilidad

Cómo el inconsciente dirige mi fertilidad

Nuestra mente está dividida entre consciente e inconsciente. Sólo el 5% de lo que hacemos es a nivel consciente y el 95% es a nivel inconsciente.

¡TU INCONSCIENTE ES MAS LISTO QUE TÚ!

Nuestro consciente es esa vocecita interior que nos acompaña y que nos hace a veces sentir muy bien cuando nos decimos cosas bonitas, afirmaciones positivas; pero también es capaz de llevarnos a un callejón oscuro si sólo nos decimos cosas negativas, rumiaciones negativas.

Nuestro inconsciente nos lleva a respirar, dormir, digerir sin darnos cuenta a lo largo de toda la vida, pero lo más importante es que es esa caja llena de sorpresas, llena de herramientas, llena de recursos,…. nuestro inconsciente es un depósito de sabiduría, el nos trae nuestra experiencia, nuestro sentir y nuestras conductas sin darnos cuenta, de manera automática.

En nuestro inconsciente se instalan los miedos, los traumas, el amor, y un sinfín de creencias de las que no somos conscientes. Y estas creencias nos limitan o nos dan la fuerza para conseguir aquello que anhelamos.

Una creencia instalada en nuestro inconsciente bien por patrones heredados de la familia o bien por experiencias vividas a lo largo de nuestra vida, condicionan qué pensamos, qué sentimos y cómo nos comportamos.

A veces nos encontramos con afirmaciones familiares que has escuchado:

  • Los hijos son una carga
  • Se te va a pasar el arroz
  • No sirves para tener hijos
  • Cuando tengas hijos verás lo que es sufrir
  • No mereces la pena
  • Esta vida es un infierno

 

Y así un sinfín de ellas más. El sabio inconsciente que está preparado para creer lo que le dicen consigue defenderte de aquello que puede hacerte daño.

Para qué va a darte la responsabilidad de cargar con unos niños pesados o traviesos con el sufrimiento que conllevan, o cómo va a dejar que te quedes embarazada cuando eres tan mala y no mereces estar en al vida, o la vida es tan dura que mejor no procrear…

De la misma manera has podido tener una abuela que murió en el parto, una madre y hermano esquizofrénica, un hermano violento, muertes tempranas, abortos en la familia, etc. Todo ello ha traído tanto dolor a la familia que tu inconsciente sabio te defiende de ello.

Nuestro cuerpo es un gran servidor, es un gran sabio que nos protege. El cuerpo sigue a nuestro inconsciente, a lo que le marca nuestro alma familiar.

Es normal que busques una respuesta médica, pero ¿detrás del síntoma que hay? El cuerpo es un albergue de los síntomas, el cuerpo somatiza nuestro malestar, nos protege inconscientemente, aunque el resultado a veces nos cueste la vida.

Y ¿qué puedo hacer para cambiar esto?. Lo primero tomar conciencia de ello, hacerlo consciente, darle luz. A partir de ahí hay que hacer una trabajo de aceptación, de reconocimiento, de integración. Todo ello será mucho más sencillo de la mano de un proceso terapéutico.

Escrito por:
Sonia Navajo. Socia Fundadora Fertilidad Emocional.